las pequeñas victorias

EP8“Cuando creo en algo, peleo como el demonio por ello.”

Steve McQueen

Las victorias son difíciles de medir o cuantificar. Lo que para unos es mucho, para otros puede ser una minucia. La clave quizás sea darle la importancia necesaria y sobre todo, creer en esa victoria independientemente de medidas, opiniones y cantidades.

Las Pequeñas Victorias es el nuevo trabajo de la banda madrileña Reikiavik. Después de varios años aprendiendo a dar forma a todas las sensaciones musicales que llevan en su equipaje y tras un primer largo duración, Daño Universal, han reunido lo mejor de sí mismos, han pulido su estilo personal y han elegido un camino hacia la luz, su propia luz.

La esencia del renacer, el misterio de lo que viene delante y el valor de mirar de frente a todo lo que está detrás, sean fieras o sean flores, se conjunta en cinco temas que han estado trabajando durante meses.

Condenados a ser ellos mismos, han dedicado el esfuerzo necesario para lanzarse al abismo de una producción cuidada con mimo en los Estudios Reno de Madrid. Canciones cosidas con las expertas manos de Martí Perarnau y Ramiro Nieto. Exigentes los artistas, exigentes los productores, han elaborado un ente que vive, respira y gana con cada segundo de escucha. Un ejercicio de madurez y trabajo con un fin ordenado e insistente en la carrera de estos chicos: ser algo más.

Por el camino, las miles de horas de vuelo pensando como hacer una selección que de toda la consistencia deseada a este ep. Consistencia que también ha ayudado a conseguir Victor Cabezuelo, el cual ha colaborado en los últimos días de grabación.

Despegar tus pies del suelo gris, derribar ataduras pesadas, hacerte ligero y conectarte a un radar capaz de detectar las señales de una creencia vehemente pero sana, bien trazada y de insondables beneficios. Esta creencia que Reikiavik demuestra en sus posibilidades, en lograr cambiar imposibles por realidades, en dar pasos firmes firmados con la entrega desinteresada solo interesada en mostrar la música que llevan dentro y que busca una eternidad emocional y sensible.

Y ahora las pequeñas victorias pasan a tu bando, solo tienes que recibirlas bien, con el interés, importancia y medida que tú quieras darlas. Tienes unos veinticuatro minutos para decidirlo.

El Ático de Malasaña.

Fechas conciertos